La dieta alcalina o cómo limpiar nuestro cuerpo de toda suciedad

7d109b0b894de6d21cc9efd6d48a0734

EXPLICADA POR LA ‘HEALTH COACH’ ALIWALÚ DURIAN

La dieta alcalina o cómo limpiar nuestro cuerpo de toda suciedad

bf901e2c2d33b9bc6a84c508b721156c

Durante los últimos años se ha puesto de moda la conocida como dieta alcalina de desintoxicación, a pesar de que los primeros descubrimientos relacionados con la misma se remontan a mediados del siglo XIX. En 1865, el biólogo y médico francés Claude Bernard apostó por “mantener la unidad de las condiciones de vida en el medio interno”. Es decir, garantizar que el equilibrio del cuerpo no es alterado por factores externos. En 1907, el doctor William Howard señaló que los altos niveles de acidez en el cuerpo humano, causados por los cambios en las costumbres alimenticias, habían provocado la aparición de enfermedades como el reúma o la artrosis.

Mojito cocktail

Siglo y medio más tarde, los partidarios de la dieta alcalina apuestan por replantearse nuestras costumbres tanto vitales como alimentarias. Para conseguirlo, nos cuenta Aliwalú Durian, health coach experta en dieta alcalina, el objetivo de nuestra alimentación debe ser “devolver al cuerpo el pH neutro”, sobre la premisa de que “ciertos alimentos afectan la acidez de los fluidos corporales como la orina o la sangre”. “Con la vida que llevamos, nuestro consumo de químicos, comida procesada o comida animal hormonada y los altos niveles de estrés, nuestro cuerpo mantiene niveles de acidez muy altos”, explica Aliwalú. “Es el entorno perfecto para que todo tipo de patógenos crezcan y estén en la gloria”.

Fashionable woman in black swimsuit

“Las células y el cuerpo humano necesitan oxígeno, hidratación y luz”

La coach utiliza la metáfora de la casa, que representa el cuerpo humano, para señalar la importancia que tiene esta limpieza del organismo en nuestro bienestar. “Cuanto vivimos en una casa limpia, bien ventilada… Es difícil que se dé ningún tipo de enfermedad o que nos invadan las ratas o las cucarachas”. Ello pasa por mantener estable nuestro nivel de alcalinidad, que se encuentra en el punto intermedio en su pH entre el extremo ácido (el 0) y el extremo alcalino (el 14).

c2eff8e9ceea68ee122529c51ae987e1

Comiendo con conciencia

“La dieta intenta llevar el cuerpo a su estado natural, porque todo en la vida busca el equilibrio”, explica Aliwalú. Algunos alimentos, como las carnes rojas o el queso deben disminuir en la dieta en favor de otros con un pH más elevado. En muchos casos, este proviene de las verduras, pero también de alimentos como el grano, trigo sarraceno o el arroz integral combinado con legumbres. “Para las células y el cuerpo humano, se necesita oxígeno, hidratación y luz. La dieta consiste en introducir en el cuerpo alimentos limpios. Intento enseñar a la gente a llevar a cabo una dieta limpia con la que el cuerpo recupere su brillo y su estado natural”.

Fruit punch in glasses

“Muchas personas comen pensando que tienen hambre, pero en realidad tienen sed”

a92ac00e586f65c69f9ea0a65152aa2b

c1b4a9f307e396b2227a0702aac823f5

Para ello, es importante que la comida que ingerimos no sea “sólo medicinal”, sino que además cumpla otras características como “que sea deliciosa, vistosa, bonita y muy fácil de hacer”. Aliwalú, como la mayor parte de defensores de lo alcalino, denuncia que las corporaciones y sus intereses nos hacen alimentarnos de manera incorrecta: “Somos enfermos crónicos de su negocio”.

21e607bae583dc8ecefa722bdf61cd17 Close-up of a bowl of salad

Entre los alimentos que la coach destaca se encuentran los jugos verdes, así como todo lo que provenga de la hoja verde, una fuente de clorofila de alta calidad –“cuanto más oscura mejor, puesto que tendrá un mayor nivel de alcalinidad”–, así como la clórela (alga unicelular), el reishi (un hongo ampliamente utilizado en la cocina china) o la maca (otro “excelente adaptógeno”); o granos como la quinoa, el amaranto, el trigo sarraceno, el arroz integral y el mijo, que sustituyen a las harinas procesadas como el pan blanco o las galletas industriales. “Hay una serie de comidas que son muy sencillas y que se pueden encontrar fácilmente en el Mediterráneo”, como es el caso del brócoli, el apio, el pepino, el jengibre o las algas. Alimentos que, según la coach, no solo ayudan a recuperar el equilibro al cuerpo, sino que también “son excelentes reguladores hormonales”.

A ello hay que añadir otras hierbas medicionales como el diente de león, la uña de gato o el pau d’arco. “Existe una gama de 10 a 20 hierbas que cubren todos los objetivos”, entre los que se encuentra reducir la inflamación interna o “silenciosa”.

Aliwalú Durian. Aliwalú Durian.

En todo ello es de vital importancia beber agua de mar en una proporción de 5 a 1, algo que, en palabras de la coach, “alcaliniza el cuerpo”. “Muchas personas comen pensado que tienen hambre, pero en realidad tienen sed”, explica Aliwalú. “Intento que la gente se sincronice con su intuición personal sobre lo que necesita su cuerpo. Hay gente que bebe 3 litros y siempre tiene sed, porque no la absorben a nivel celular. Una forma de hacerlo es echarle una pizca de sal marina o Himalaya”. Además, la coach aconseja beber un vaso de agua nada más levantarnos, así como tomar un vaso de agua templada con un chorro de limón, que aunque es ácido, “es también uno de los productos más alcalinos”.

922cedf599b17ec8084da89fcad1db19

Los límites de la dieta

Aunque muchos han criticado la dieta alcalina en los casos en los que se presenta como la panacea, la intención de Aliwalú es, sobre todo, “realizar una reflexión sobre cómo funciona la alimentación y cómo mejorarla de forma sana y libre”.  En el año 2010 Kim Tinkham murió víctima de un cáncer de pecho tras rechazar la quimioterapia y la cirugía, y después de aparecer en el programa de Oprah Winfrey anunciando que seguiría los consejos de Robert O. Young, autor de El milagro del pH (Warner Books, 2003) para curarse.

ec135528ce2ef63e5a537570c14e2370

Pero el enfoque de esta dieta es más reflexivo e intenta, ante todo, replantearse nuestros hábitos como un proceso de transformación. “Hemos descuidado la conexión con nosotros mismos, debemos recuperar la conciencia de nuestro cuerpo”, explica Aliwalú. “Es fácil vivir engañados, tenemos adicciones absurdas de las que no nos damos cuenta, como el azúcar”. Para ello, la coach, que impartirá este domingo un curso sobre cocina medicinal en Espacio Ronda en Madrid, proporciona una serie de pequeños consejos que nos pueden ayudar en ello:

  • Caminar descalzo, puesto que el contacto con la tierra te conecta a tu eje
  • Ejercitar la respiración consciente cinco minutos al día
  • Sonreír, en cuanto mueves los músculos de la cara, el humor te cambia rápidamente
  • Lavarse la lengua y los dientes al levantarse
  • Masticar con tranquilidad

09b23772589e943acf91613361190a23 7b9d4c04296cc6ccbcc98cd102169427

Fuente:  http://www.elconfidencial.com

Anuncios

Por qué “no debe preocuparnos el consumo de grasa”, según un importante estudio

f115b3d919da6ddc0338c7df5e816b30 e9ff788e1da29e7f10b635245c6a9018 dacbc13a7cd06c5f8d4ef6bb9e90907d

Durante décadas, las autoridades sanitarias han insistido en que debíamos evitar en la medida de lo posible el consumo de grasas saturadas, presentes en la carne, la mantequilla y el queso, y primar el consumo de de grasas insaturadas, que abundan en el pescado, los frutos secos y los aceites vegetales.

Pero cada vez un mayor número de investigaciones científicas están apuntando que estas recomendaciones, tan ampliamente extendidas, no son tan sólidas como podía parecer.

Esta semana la revista Annals of Internal Medicine publica un estudio largo y exhaustivo, basado en el análisis de los datos de 72 investigaciones en las que han participado 600.000 personas de 18 países, que muestra que no existe ningún vínculo entre el consumo de grasas saturadas y el aumento de los riesgos cardiovasculares. Así mismo, pone en cuestión los beneficios cardiovasculares de los ácidos omega-3 y omega-6, otrora estandartes de la alimentación saludable.

c78d2227ff4c28689e1f896174fb5b6a c57a44900c6cb1db7116e2b4ff594eac b45b870bd490dd62904ae1577b75a775

Los ácicos grasos omega-3 y omega-6 no parecen tener ningún efecto significativo en la prevención de enfermedades cardiovascuaresLos investigadores, tras cotejar todos los datos, observaron que las personas que consumían con frecuencia grasas saturadas no tenían más problemas cardiovasculares que aquellos que las comían menos. Tampoco las personas que consumían más grasas insaturadas, como el aceite de oliva, mostraban una menor incidencia de las enfermedades cardiovasculares.

Cuando los autores investigaron los efectos de administrar suplementos de ácidos grasos omega-3 y omega-6 en la reducción de la enfermedad coronaria en ensayos aleatorios controlados, no encontraron ningún efecto significativo, lo que indica una falta de beneficios de estos nutrientes, al menos en lo que respecta a la enfermedad cardiovascular.

b8e2953518f5d84e3ac1f097e36654bf aed73cd7881b0f9b86c0f3fa4f088589 a31a077d064acdcbec114a67fb6d9d48

Entrando en detalle

Curiosamente, los científicos observaron  que los diferentes subtipos de ácidos grasos omega-3 y omega-6 tenían diferentes asociaciones con el riesgo coronario, algo que se desconocía hasta la fecha. En concreto, los niveles de ácidos eicosapentaenoico y docosahexaenoico, dos tipos principales de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 de cadena larga, y el ácido araquidónico, un ácido graso omega-6, están cada uno asociados con menor riesgo coronario.

Los hallazgos cuestionan las pautas dietéticas existentes, que se centran principalmente en la cantidad total consumida de grasa saturada o insaturadaAlgo parecido se observó en los diferentes subtipos de grasas saturadas. Los investigadores encontraron una relación positiva entre el consumo de ácidos grasos palmítico y esteárico (presentes en el aceite de palma y las grasas animales, respectivamente) y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, pero observaron que el consumo de ácido graso margárico, presente en la margarina, reducía significativamente el riesgo de padecerlas.

Estos hallazgos cuestionan las pautas dietéticas existentes, que se centran principalmente en la cantidad total de grasa saturada o insaturada que consumimos, y no especifican de qué alimentos provienen cada una de éstas.

a5d3c7e8e141d177e6fdd7e0c810866c 34401acbf8bbe3318bca382322b3f05f 6212bc8c9aac5f3a1e97802ee32bad40

¿Hacia unas nuevas recomendaciones nutricionales?

“Mi opinión es que no deberíamos preocuparnos por el consumo de grasas saturadas”, ha explicado el doctor Rajiv Chowdhury, autor principal del estudio y epidemiólogo de la Universidad de Cambridge, que cree firmemente que es hora de revisar por completo las recomendaciones nutricionales oficiales.

“La enfermedad cardiovascular, cuya principal manifestación es la enfermedad coronaria, sigue siendo la principal causa de muerte y discapacidad del mundo”, asegura Chowdhury en el comunicado de presentación del estudio. “En 2008, más de 17 millones de personas murieron por una enfermedad cardiovascular. Con tanta gente afectada, es crítico que realicemos guías de prevención apropiadas, que estén basadas en la mejor evidencia científica disponible”.

La mejor manera de prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares pasa por no fumar, estar activo, y llevar una dieta sana en su conjuntoEn opinión del profesor Jeremy Pearson, director médico asociado de la Fundación Británica del Corazón, que ayudó a financiar el estudio, “no hay suficiente evidencia para decir que una dieta rica en grasas poliinsaturadas y baja en grasas saturadas reduzca el riesgo de enfermedad cardiovascular”. Pearson, no obstante, advierte de que es necesario realizar más estudios clínicos antes de llegar a ninguna conclusión y, mientras tanto, asegura que la mejor manera de prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares pasa por “no fumar, estar activo, y llevar una dieta sana en su conjunto, lo que significa dejar de fijarse sólo en las grasas y vigilar también el consumo de sal, azúcar, fruta y vegetales”.

3547f24eafec69c89994b96528958049 0978fd3bc6d68cff3b03bf8c77c1a681

La controversia continúa

La publicación de este estudio, realizado por una institución tan prestigiosa como la Universidad de Cambridge, y con una enorme muestra, supone un importante espaldarazo para los defensores de una rehabilitación de las grasas y la condena de los carbohidratos. Una corriente que tienen como principales defensores a personalidades como el doctor Aseem Malhotra, uno de los cardiólogos más prestigiosos del Reino Unido, o el divulgador científico Gary Taubes.

Cuando la gente deja de comer grasas tiende a comer más pan, cereales y otros carbohidratos refinados, que también son malos para el corazón

Pese a esto, algunas personalidades han levantado la voz de alarma ante la nueva investigación de  Cambridge. En opinión del doctor Fran Hu, profesor de nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard, la investigación no debe ser tomada como una “luz verde” para comer más carne y mantequilla. Tal como ha explicado al New York Times, observar los nutrientes por separado, como hacen la mayoría de estudios, puede conducir a error.

La investigación, una de las más grandes hechas nunca sobre el vínculo entre el consumo de distintos tipos de grasas y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, llega sólo dos semanas después de que la revista estadounidense Cell Metabolism publicara un estudio en el que se asegura que una dieta con mucha carne y quesos puede ser tan dañina como el fumar, ya que el consumo continuado y abundante de proteínas animales hace que una persona tenga cuatro veces más probabilidades de morir de cáncer que alguien con una dieta baja en proteínas.

¿En qué quedamos? Cuando la gente deja de comer grasas tiende a comer más pan, cereales y otros carbohidratos refinados, que también son malos para el corazón, advierte Hu, que insiste en que condenar uno u otro nutriente de forma poco específica puede llevar a engaño. Lo que parece claro, y en esto casi todos los nutricionistas están de acuerdo, es que las recomendaciones nutricionales deben cambiarse, pero aún está por ver cómo.

2d92e41248256e86064a0065a785cf1c

En opinión de Hu, las recomendaciones deberían poner más énfasis en la comida real, y olvidarse de la cantidad exacta de uno u otro nutriente. Con el tiempo es posible que la evidencia científica arroje luz sobre el asunto pero, mientras tanto, lo mejor es mantenerse informado o, sencillamente, seguir la dieta Mediterránea, la única cuyas bondades nutricionales parecen probadas en su conjunto.

Fuente que utilizo:   http://www.elconfidencial.com