Carpeaux, el genio atormentado

Detalle de ‘Ugolino y sus hijos’, de Carpeaux | Crédito: Wikipedia.

images 629 original la-partida-de-voluntarios-rude-relieve-arcodeltriunfo

Aunque a nivel popular quizá su nombre y su obra no sean demasiado conocidos, el artista francés Jean-Baptiste Carpeaux fue uno de los creadores más sobresalientes y prolíficos del siglo XIX. De hecho, sus esculturas –caracterizadas por su realismo anatómico y su marcado movimiento–, se consideran precursoras del mucho más conocido Auguste Rodin y de otros escultores modernos de las últimas décadas de la centuria.

[Relacionado: Franz Xaver, el escultor que quería ahuyentar a los demonios]

Justo Ruiz Luna (CaDIZ , 1865-1926)hh La_Danse_de_Carpeaux carpeaux

Pero además, su obra –que no se limitó a la escultura, pues abordó también el dibujo y la pintura– fue extremadamente prolífica, a pesar de que el artista galo falleció a una edad temprana, cuando tenía tan sólo 48 años. Un tiempo que sin embargo fue suficiente para dejar tras de sí cientos de esculturas y pinturas que le otorgaron un notable éxito y, en ocasiones, sonados escándalos.

Nacido en la ciudad de Valenciennes en 1827, en el seno de una familia humilde –su padre era cantero y su madre encajera–, Jean-Baptiste consiguió ingresar en la Escuela de Bellas Artes de su ciudad natal gracias a su notable talento, y tras diez años de prácticas y duro trabajo, se hizo con un preciado galardón: el Premio de Roma, con el que obtenía una beca para estudiar varios años en la Ciudad Eterna.

carma4big big_busti marmo e fiori 006

El joven Carpeaux se estableció en la capital del Tíber dos años más tarde, y allí se “empapó” de las influencias de los escultores clásicos y de los genios del Renacimiento, especialmente de Miguel Ángel. Durante su último años como becado en la Academia Francesa de Roma esculpió en yeso la primera versión de su obra más famosa y valorada: ‘Ugolino y sus hijos’, una dramática escena extraída de la Divina Comedia de Dante.

Autorretrato de Jean-Bapstiste Carpeaux | Crédito: Wikipedia.Aquella desgarradora imagen causó sensación en Francia, y de hecho el Ministerio de Bellas Artes encargó que se fundiera una versión en bronce para su exposición en el Salón de París de 1863. Su éxito fue rotundo, y a partir de entonces Carpeaux no dejó de recibir encargos.

De hecho, su fama alcanzó unas cotas tan altas que fue nombrado tutor artístico del jovencísimo príncipe imperial Louis-Eugène Napoleón Bonaparte, hijo del emperador Napoleón III. Carpeaux esculpió un notable busto del príncipe cuando tenía ocho años, acompañado de su perro Nerón, y la obra fue también muy celebrada.

Pero a pesar de todos estos éxitos, y de su abundante producción artística –realizó por encargo multitud de bustos y retratos de numerosos famosos y personajes ilustres de Francia, además de otras obras–, Carpeaux llevaba una vida atormentada.

Aquejado por un cáncer que le causaba fuertes dolores, el artista sufría a menudo bruscos y violentos cambios de humor, cuyas consecuencias solía sufrir su esposa Amélie de Montfort, a quien sometió a malos tratos durante los seis años que estuvieron casados, antes de la muerte de Carpeaux en 1875.

Esta atormentada existencia en la que se entremezclaban la genialidad artística, su sufrimiento físico y las muestras de crueldad sobre su esposa –en parte quizá exacerbadas por los dolores que le aquejaban, y que alteraban su ánimo–, se plasmó en ocasiones en su creación, pues puede adivinarse en algunas de sus esculturas y pinturas, como las que se exponen hasta el próximo mes de mayo en el Metropolitan Museum de Nueva York.

‘Alegoría de la danza’, de Carpeaux | Crédito: Wikipedia.Además de los éxitos de su carrera y de su atormentada existencia debido a su enfermedad y a su desgraciado matrimonio con Amélie, la obra de Carpeaux tampoco fue ajena a la polémica. En 1863 recibió uno de sus encargos más importantes, la realización de un grupo escultórico para decorar parte de la fachada de la Ópera de París, edificio diseñado por Charles Garnier.

Tras tres años de bocetos y trabajos preparatorios, Carpeaux presentó al fin su obra: un grupo dedicado a la danza, formado por varias mujeres desnudas. El realismo anatómico tan característico de su obra fue excesivo para el público de su tiempo, que llegó a considerarlo como pornográfico. El escándalo llegó a tal grado que incluso se planteó su retirada de la fachada de la Ópera.

[Relacionado: Herbert Ward, un escultor entre caníbales]

Por suerte, la polémica fue enfriándose con el tiempo, y tras la muerte del artista en 1875 las gentes de París parecieron olvidarse de las “escandalosas” mujeres desnudas de Carpeaux. Hoy su abundante y exquisita creación artística se custodia y disfruta en una larga lista de museos, entre los que se cuentan algunos de los más destacados del mundo.

 

Fuente que utilizo:    http://es.noticias.yahoo.com

 

Un reciente estudio “rehabilita” la figura de Gauguin

 

Detalle de ‘Te aa no areois’, pintura de la etapa tahitiana de Gauguin | Crédito: Wikipedia.

 

El artista francés Paul Gauguin llevó, como muchos otros de sus colegas y contemporáneos, una vida disoluta y un tanto singular. Hijo de un periodista antimonárquico que decidió exiliarse en Perú tras el ascenso al poder de Napoleón III, Gauguin abandonó pronto sus estudios y se convirtió en marino mercante, dando la vuelta al mundo a bordo del buque Chile, y más tarde se enroló en una corbeta militar francesa durante la guerra franco-prusiana.

b6dbdbdfa69e011610e0c2625f6c41c6

 

[Relacionado: Rafael, la agitada vida sexual de un genio renacentista]

Fornarina Velata

El Museo del Prado acoge una exposición que repasa los últimos años de la magnífica producción artística de Rafael Sanzio, el otro gran genio — junto a Leonardo y a Miguel Ángel— del Renacimiento italiano.

Y es que, aunque quedan sólo unos años para que se cumpla el 500 aniversario de su muerte, el célebre pintor de Urbino sigue cautivando con sus obras como el primer día.

 

Con el anuncio de la exposición en la pinacoteca madrileña, han sido muchos los medios que coincidían en preguntarse hasta dónde podría haber llegado el genio de Rafael de no haber muerto prematuramente a los 37 años, como también le sucedió a otro gran artista italiano, Caravaggio, fallecido en extrañas circunstancias sin haber cumplido los 40….(…)..

1fcaac8ac79e00ed5ff5e22ca99373b4 2f146663c4189078ce89868eae27644d

 

Tras esta primera etapa de su vida llena de viajes y aventuras, el joven Paul Gauguin decidió cambiar de aires y dedicarse a una profesión tan poco relacionada con el arte como la de agente de bolsa. Al parecer los negocios bursátiles no se le daban nada mal, y en poco tiempo había amasado una pequeña fortuna.

 

Fue entonces cuando comenzó a pintar por placer, después de que su amigo Gustave Arosa le introdujera en el círculo de los impresionistas. Fue también en aquellos años cuando contrajo matrimonio con Mette-Sophie Gad, hija de una adinerada familia danesa, con la que tuvo cinco hijos.

 

 

 

Durante unos años intentó dedicarse en exclusiva a la pintura, dejando de lado sus negocios en la bolsa, pero como las ventas de sus obras no le permitían mantener a su familia, decidió trasladarse con su mujer y sus hijos a Copenhage, donde residía su familia política. Tras tres años durante los cuales tampoco consigue prosperar gracias a su obra, en 1885 Gauguin decidió regresar a París, abandonando a su esposa y sus hijos.

 

En aquel momento comenzó la etapa más interesante y productiva del artista galo, durante la cual también se abandonó a una vida bohemia aunque no exenta de placeres. Primero se estableció en la Bretaña francesa, formando parte de la vida cultura de Pont Aven, y más tarde puso rumbo a América, viviendo una temporada en Panamá y después en la Martinica, lugares en los que empapó su pintura del gusto por la sensualidad del color y el exotismo.

4b5cf65d3f5cad90e86fb9c25eb948f7 4dbcddfddc37e3c6a2304a4195c98bdb 5c56cf5f78fcc9a33839c25cce95c1cb

 

‘Autorretrato’, de Gauguin | Crédito: Wikipedia.En 1888 Gauguin regresó a Francia enfermo y sin dinero. Su lamentable estado de salud se debía a sus excesos con la bebida y a varias enfermedades tropicales, aunque algunos historiadores han sugerido que ya entonces podía estar enfermo de sífilis, dolencia que habría contraído a raíz de sus numerosos encuentros sexuales.

 

Tras una nueva estancia en Bretaña y París, Gauguin se embarcó una vez más en 1891, esta vez con rumbo a Tahití. Allí descubriría el primitivismo y la exótica belleza de las mujeres tahitianas, a las que pintaría en numerosas ocasiones y entre las que tuvo varias amantes, como la joven Pauura a Tai. Después de un último viaje a Francia, el artista regresó definitivamente a Tahití, y allí murió en 1903, pobre y enfermo, en la localidad de Atuona, en la isla de Hiva Oa.

 

Durante décadas, los historiadores han considerado que la delicada salud de Gauguin en sus últimos años estuvo marcada por los terribles síntomas de la sífilis. Sin embargo, un reciente estudio realizado en Estados Unidos podría cambiar esta idea, y al mismo tiempo “rehabilitar” en cierta medida la figura de Gauguin.

6adb00d8d86e4e5bed1ff631461b4f46 8c60f9b7b2359934dead907329c8eba7 632eed3714c7c38c78d692bda19b8675

 

En el año 2000, con motivo de una excavación en el lugar donde vivió el artista sus últimos años de vida –una modesta cabaña de estilo maorí bautizada como ‘La casa del placer’–, los arqueólogos sacaron a la luz varias botellas y otros objetos que habían quedado sepultados en un pozo.

 

Una de las botellas contenía cuatro dientes, piezas que han sido analizadas recientemente por los forenses del Field Museum de Chicago, una institución vinculada con la universidad de la ciudad estadounidense.

 

Los resultados de dichos análisis –que se dieron a conocer en fechas recientes–, parecen demostrar sin lugar a dudas que los dientes pertenecieron a Gauguin, pues el ADN que se extrajo de las piezas dentales coincide en un porcentaje elevado con el de Marcel Tai Gauguin, nieto del pintor y de una de sus amantes tahitianas.

 

Curiosamente, los análisis también revelaron un detalle curioso: en ellos no había rastro alguno de mercurio, una sustancia que se empleaba a finales del siglo XIX para tratar la sífilis. A la vista de estos resultados, la historiadora Caroline Boyle-Turner, una de las participantes en el estudio, explicó que sólo había dos explicaciones para este hecho: o bien Gauguin nunca padeció sífilis, o bien nunca recibió tratamiento para paliar sus efectos.

 

Tumba de Gauguin en Atuona | Crédito: Wikipedia.

 

En uno u otro caso, lo que sí ha podido determinar el forense William Mueller –uno de los autores del examen de los dientes del pintor– es que Gauguin debió sufrir fuertes dolores antes de que le extirparan esas piezas dentales, pues se encontraban en un estado lamentable.

 

El hallazgo arqueológico del pozo de la cabaña de Gauguin ha desvelado también algún otro detalle interesante sobre sus costumbres en los últimos años de su vida. Junto al frasco con los dientes, los arqueólogos descubrieron también una botella de cerveza de Nueva Zelanda, varias botellas de licor, frascos de perfume francés, una jeringuilla con dos ampollas de morfina y varios pinceles, restos de pintura y una cáscara de coco que el artista empleó como improvisada paleta.

4736c5231d57393c2afbfeb0cbb80a2a 75287bc67d97af7852d7f16a43684b51

 

[Relacionado: Artemisia Gentileschi: la pintora seducida y robada por su maestro]

“Una hija del suplicante ha sido desflorada a la fuerza y conocida carnalmente muchas veces por Agostino Tassi, pintor, amigo íntimo y colega del suplicante”.

Así comenzaba la carta de súplica que Orazio Gentileschi, padre de la ultrajada, escribió en el año 1612 al pontífice Pablo V con la esperanza de que se hiciera justicia.

Autorretrato Judith Susana

Su hija Artemisia, que por aquel entonces contaba con unos dieciocho años —dieciséis según otras fuentes— había dado muestras de su talento para la pintura, así que su padre —también pintor— decidió que Tassi, a quien consideraba amigo, se encargara de su educación.

Por desgracia, Agostino Tassi abusó de la confianza de su amigo y terminó aprovechándose de su pupila…(…)

62f99760106d06658201b681bcea30b7

 

Tras la finalización del estudio de los dientes del artista, éstos fueron devueltos al alcalde de Atuona en una singular ceremonia que tuvo lugar el pasado mes de enero a bordo del crucero Paul Gauguin, y hoy se custodian en el centro que lleva su nombre, y que se levanta en el mismo lugar en el que un día el pintor vivió sus últimos años: la maison du jouir, “la casa del placer”.

 

Fuente: The Art Newspaper

175592871a439dfa07c3f97df26fe249

Fuente que utilizo:   http://es.noticias.yahoo.com

 

Yekaterimburgo, capital del constructivismo

ecbea420325d1dd8f275f844184020dc 7007205d3aa1953b390ab66a34f18fe5 24cbb097e287ffd4e6641d339b908a6c 3d93d172e68ccf50e97a614a557c3260

Yekaterimburgo, capital del constructivismo

EFE ReportajesEFE Reportajes – mar, 11 jun 2013

Cuna industrial de Rusia, fundada en el siglo XVII por el zar Pedro el Grande, Yekaterimburgo es cruce de caminos entre Europa y Asia y puerta de Rusia hacia los vastos territorios de Siberia. Dio al monarca el hierro necesario para derrotar a Suecia y, dos siglos más tarde, volvió a mirarse en el espejo como punta de lanza de otro imperio: la Unión Soviética.

5386604w 5386601w 5386599w baf8ed86a07bab2bff583cfd5b21e964 b915eacc65eeba7dd8f4d546a5535922

Llamada así en honor de Yekaterina, la mujer de Pedro el Grande, la ciudad de Yekaterimburgo será recordada como el lugar donde los bolcheviques, tras llegar al poder con la Revolución de Octubre, mataron en 1918 a toda la familia del último zar ruso, Nicolás II.

Fundada por el primer emperador ruso, Pedro el Grande, Yekaterimburgo se convirtió en la tumba del último monarca de la dinastía. Hoy, miles de peregrinos y turistas pueden visitar una fiel reproducción del sótano donde fueron fusilados en la Iglesia sobre la Sangre, erigida sobre el lugar de la tragedia.

Poco o nada sabe el forastero visitante que Yekaterimburgo es mucho más que un centro industrial, vetado a los extranjeros hasta la caída de la Unión Soviética en 1991.

Los comunistas cerraron la ciudad a cal y canto junto con su industria militar secreta, creada durante la primera mitad del siglo XX debido a su situación geográfica -a miles de kilómetros de cualquier enemigo externo-, y a la abundancia de recursos naturales.

1f4fb62f584317ae2112663fb1e477da 1a8845f55e4e9761002b274235352122 0d13e4b812321022c7a07d930319b6cd

También quedó oculto del mundo el extraordinario conjunto artístico-arquitectónico de la urbe que puede presumir de capital mundial de las vanguardias soviéticas gracias a más de 140 edificios constructivistas, levantados en poco más de diez años, entre 1923 y 1934, por insignes arquitectos de la época.

CONVERTIDA EN SVERDLOVSK.

La era dorada del constructivismo en la capital de los Urales, que entre 1924 y 1991 dejó de ser Yekaterimbrugo para convertirse en Sverdlovsk, coincidió con una década de espectacular expansión de la ciudad.

Esta etapa concluyó en 1934 de la misma forma abrupta que había empezado, cuando el régimen del dictador Iósif Stalin abandonó las vanguardias idealistas para recuperar una arquitectura más clásica en otro capítulo de las artes soviéticas, que pasaría a conocerse como neoclasicismo estalinista.

3aae3ee8b718d7eb161a5165c40f7dd5 2e59dccae4ce99f6887a5a3a1c338892 994f960f648115360ba17ea5f62c569d

La llegada en masa de obreros, funcionarios y profesionales cualificados, en pleno auge de la campaña de industrialización, obligó a replantear el urbanismo de una ciudad que en 1923 contaba con menos de 100.000 habitantes. Quince años después eran ya más de 420.000, desplazados de toda Rusia, para reconvertir la urbe en uno de los centros industriales más importantes del país.

Renacía así la esencia histórica de Yekaterimburgo, cuna industrial de Rusia fundada al principio del siglo XVII por el zar que convirtió su país casi feudal en uno de los imperios más temidos y extensos de la Europa ilustrada.

Cruce de caminos entre Europa y Asia, puerta de Rusia hacia los vastos territorios de Siberia, había dado a Pedro I el hierro que necesitaba para derrotar a su gran enemigo, Suecia. Dos siglos más tarde, la ciudad volvía a mirarse en el espejo como punta de lanza de otro gran imperio, la Unión Soviética.

0039dd360b5f830ecccf5653bdb56311 19997a67adf02e81f932c9069ed35ced 943a36d904672925232e022dd87d85e6

TRABAJO, OCIO Y FAMILIA, LAS BASES SOCIALISTAS.

La provincial Yekaterimburgo, salpicada de coquetos edificios de dos y tres plantas, resurgió como plaza perfecta para experimentar con una revolucionaria forma de urbanizar, que bebió del idealismo socialista más puro, impaciente por dejar su impronta en todos los ámbitos de la vida en la joven Unión Soviética.

Visionarios de las vanguardias de la talla de Vitali Ginzburg o los hermanos Vesnin arribaron a los Urales para levantar la ciudad del futuro, sin igual en el mundo, en la que trabajo, ocio y familia debían convivir codo con codo en el mismo espacio colectivo, reflejo de una comunidad socialista.

7b2c174a67cf83c4b68a31c5100cee5c 032c0d5b117dfc8e66b7f45a6751db8c d81592da2fca44a57848a8f20adfd71b

Miles de viviendas constructivistas se construyeron en las inmediaciones de la nueva industria pesada, eje económico de la región y orgullo para todo el país.

Fábricas como Uralmash o Uralelectromash, que emplearon a miles de personas, crecieron como setas de otoño en el entorno más próximo de Sverdlovsk.

En la más inmediata cercanía a la industria, se levantaron ciudades satélites, concebidas en las antípodas de las urbes dormitorio que, años más tarde, ocuparon las mentes de los urbanistas occidentales.

Clubes sociales, edificios de oficinas, comedores, escuelas y ambulatorios, farmacias y comercios. La ciudad y sus satélites precisaban de todas estas infraestructuras y, todas ellas, se erigieron en barrios constructivos integrales, en los que compartían el espacio urbano.

d9c23dde5f3f30de42be4b93182baa6b b7e6e04342ee8ca09743707f14decc87 b6766e37f740fa0dd02a237f32dc71dd aea2b95671570e25d4bc57df1230dec9

URBANISMO IDEALISTA.

El constructivismo nació en la década de 1920 influenciado por las vanguardias modernistas de principios del siglo XX. Atrevidos pintores y escultores rompieron con lo establecido para hallar nuevas formas y conceptos artísticos.

Con su arte pretendían proyectar una sociedad que en nada quería parecerse al mundo que expiró su último aliento en la Primera Guerra Mundial (1914-18).

La funcionalidad en la organización de los espacios interiores, la combinación de formas geométricas sobrias y minimalistas, dominadas por líneas asimétricas, y el rechazo de elementos decorativos, definieron el nuevo movimiento arquitectónico.

“El objetivo del constructivismo era la transformación racional de todos los aspectos de la vida de los ciudadanos soviéticos. Pretendía servirse de la reorganización urbana para la formación de la personalidad del nuevo individuo mediante la creación de espacios ideados para el contacto social: ciudades sociales, viviendas colectivas, guarderías, parques y zonas ajardinadas”, explica el libro “Yekaterimbrugo. La herencia del constructivismo”, firmado por expertos rusos de este movimiento.

c980fba6363dd447f8332b59d2b36da7 16e6a9d311cd9fe9a6cf96297994eb23 6fe90babd8c95e810cf0c5a0651121ac

Los nuevos barrios y urbanizaciones buscaban mejorar la calidad de vida de sus habitantes con amplias y luminosas viviendas, patios interiores semicerrados, con zonas deportivas y de ocio en su interior y orientados al sur, para aprovechar los rayos de sol y resguardarse de los crudos vientos árticos.

Ya entonces, las urbanizaciones más grandes integraron infraestructuras con función social, como guarderías, comedores, peluquerías y tiendas.

c4ee00fa6525e42ee23670f736514b11 e27bdbd990be77ba402733bb7ca0fd1d

La arquitectura al servicio de la comunidad encontró su reflejo en la peculiar distribución del espacio interior de las viviendas. Muchos apartamentos constructivistas no tenían cocina, pues los trabajadores recibían sus tres comidas al día en los comedores colectivos ubicados en cada conjunto de viviendas.

Joyas del constructivismo, hoy siguen casi todas en pie, auténtico gozo para los amantes de las vanguardias, ocultas durante toda su historia y olvidadas con el paso del tiempo.

Reformadas algunas y adaptadas al nuevo capitalismo ruso, en el mejor de los casos, o abandonadas por su incomodidad para la vida moderna. Porque aquellos ideales de comunidad, nada tienen que ver con la sociedad actual, sociedad que se define como global a pesar de cultivar el más atomizado individualismo.

La Yekaterimburgo del siglo XXI se ha apuntado como nadie a esta nueva corriente, tejida y unida por los invisibles hilos de internet, la CNN y los establecimientos de comida y ropa basura, fiel reflejo del consumismo omnipresente de nuestros tiempos y presume, más que de su herencia constructivista, de ser la ciudad con mayor superficie comercial por habitante de toda Rusia.

Por suerte, los más avispados ya se han dado cuenta del tesoro que esconde su patria chica, candidata a organizar la Exposición Universal (EXPO) de 2020.

Si recuperan con esmero y cuidado el legado de sus abuelos e impiden que se pudra en la cuneta de los grandes centros comerciales, el mayor atractivo de la que podría ser la primera EXPO rusa será la propia Yekaterimburgo.

EFE-REPORTAJES.

Fuente que utilizo:

http://es.noticias.yahoo.com

 

 

Eugenia Martínez, la “niña monstruo” de los Austrias

0e7e48d6f605138e89a756cd591c1863 3c30972a83d35a06610c562ea918362b 4daf5b5c9b8ea46ccb9bb39cba41658a 9bb25e3b89ca4b5569f884bf0174b800 45baec2fa7739b0229b48ae9cf495fff 848e95805983b50ca37e784baa3eb82f 483176a4c4a5766b640c88ba15e77214

Detalle de ‘Retrato de Carlos II’, de Juan Carreño de Miranda | Crédito: Wikipedia.

Antes de la Ilustración y el desarrollo del método científico, nacer con una enfermedad de las denominadas “raras”, con una malformación congénita o una deficiencia de tipo físico o psíquico podía convertirse en una doble “maldición”.

[Relacionado: Petrus Gonsalvus, un “hombre lobo” en las cortes europeas]

Al drama de padecer una enfermedad que muchas veces no se interpretaba como tal –sino como un castigo de Dios o del diablo– y para la que no existía tratamiento, a menudo se sumaba la tragedia de ser considerado como un “monstruo” o “fenómeno” de la naturaleza.

Tal y como ya hemos visto en otras ocasiones, tanto en el Renacimiento como en el Barroco no fue extraño que nobles y monarcas reunieran en sus cortes, como mero divertimento o curiosidad, a personas aquejadas con dolencias de este tipo, ya fueran individuos con enanismo, gigantismo o ejemplos aún más llamativos.

La presencia de estas personas en ambientes tan “exclusivos” permitió que, en muchas ocasiones, acabaran siendo retratados por los artistas de cámara a petición de monarcas y señores, pues veían en tales retratos una forma inmejorable de dejar testimonio de las “rarezas naturales” que habían ido “coleccionando”.

Ese fue el caso, por ejemplo, de Eugenia Martínez Vallejo, una niña nacida en Bárcena (Cantabria) en la segunda mitad del siglo XVII, y que se convirtió en toda una celebridad por culpa de su enfermedad y de la publicidad que recibió después de que el rey Carlos II, el Hechizado, la hiciera llamar a palacio.

Cuando tenía apenas un año la pequeña Eugenia pesaba ya dos arrobas (unos 25 kilos), y cuando cumplió los seis tenía el tamaño de una mujer adulta y su peso había aumentado hasta las seis arrobas (más de 70 kilogramos). Aquella obesidad extrema para su edad estaba causada lógicamente por una enfermedad, pero en la época se vio como un portento de la naturaleza, y esa fue la razón de el rey la recibiera en palacio y terminara por “acogerla” en su corte, viviendo a partir de ese momento en el Real Palacio del Alcázar.

A partir de ese momento Eugenia pasó a convertirse en uno más de los divertimentos del rey, su historia se recogió en varias “relaciones de sucesos” publicadas en Valencia, Madrid y Sevilla y la población de la época la bautizó cruelmente como “la niña monstruo de los Austrias”.

Carreno de Miranda, King Charles II of Spain c1650 Carreno de Miranda, Duke of Pastrana Carreno de Miranda, Don Juan Jose de Austria 1640-3 Carreno de Miranda, Assumption of Virgin c1657 a6364a858e9baa285b02cbf62e8012ca

Los dos retratos de Eugenia Martínez Vallejo realizados por Carreño | Crédito: Wikipedia.

Durante su vida en palacio la niña fue retratada varias veces, tanto en dibujos como en grabados y pinturas, aunque son precisamente dos lienzos –hoy conservados en el Museo del Prado–, los que nos han permitido conocer con gran detalle cómo fue aquella desgraciada muchacha que acabó inmortalizada por los pinceles de Juan Carreño de Miranda, pintor de cámara del rey.

En concreto, Carreño realizó dos retratos de la niña en 1680, el año en que ésta llegó a palacio. Uno de ellos es un desnudo en el que Eugenia aparece representada al modo de Baco, el dios del vino, mientras que el otro lienzo la representa ataviada con un rico vestido que el propio monarca le había regalado.

Al parecer estos retratos fueron realizados para ser vistos como una pareja, de modo que la desnudez y las carnes de la muchacha contrastaran con el rico vestido del otro cuadro. Pese a que la finalidad de las pinturas era hacer “alarde” de aquella “maravilla de la naturaleza”, no resulta difícil apreciar que Carreño procuró retratar a la pequeña Eugenia con cierta ternura y delicadeza.

Pero más allá de servir de testimonio de las crueles, ignorantes y supersticiosas costumbres de aquellos tiempos, las pinturas del artista asturiano han servido también como piezas de interés científico, en este caso en el ámbito de la medicina.

22022005_200 Carreno de Miranda, Queen Mariana de Austria 1678 Carreno De Miranda, St Jas, Battle of Clavijo 1660 Buda Carreno de Miranda, St Vincent Ferrer c1660 Buda SONY DSC Don Antonio el ingles El enanito de Juana Mendoza

Tras examinar las características físicas de la muchacha, médicos de las últimas décadas han ofrecido distintas hipótesis para tratar de realizar un diagnóstico sobre la dolencia que pudo haber sufrido Eugenia Martínez Vallejo, que acabó muriendo a la edad de 25 años.

[Relacionado: La insólita “mujer barbuda” de Ribera]

Así, para el doctor Gregorio Marañón resultó evidente que Eugenia padecía un síndrome hipercortical, llegando a calificarlo como el primer caso conocido de este dolencia. En cualquier caso, parece no haber duda de que la obesidad mórbida que padecía la niña –y que fue el principal elemento de asombro para sus contemporáneos– tenía un origen hormonal, algo que estaba lejos de sospechar siquiera los galenos de aquella época.

Fuente que utilizo:

http://es.noticias.yahoo.com

HALLAN UNA OBRA INÉDITA DE LOPE DE VEGA,UNA COMEDIA FRESCA Y DE GRAN CALIDAD

7b8f9623870e9027e9e4a79dbdec7b05
Publicar

HALLAN UNA OBRA INÉDITA DE LOPE DE VEGA,UNA COMEDIA FRESCA Y DE GRAN CALIDAD

teatro_lope_de_vega1 scam28-340x226 lope-vega-home lope-vega

Hallan una obra inédita de Lope de Vega, una comedia fresca y de gran calidad

EFE Reportajes – mié, 22 ene 2014

Madrid, 22 ene (EFE).- La obra inédita de Lope de Vega “Mujeres y criados”, cuya copia manuscrita ha sido descubierta en la Biblioteca Nacional de España (BNE), es una comedia de gran calidad en la que destacan “la frescura, la comicidad y el desenfado”, ha dicho hoy a Efe el autor del hallazgo, el investigador Alejandro García Reidy.

Los catálogos literarios daban por perdida esta obra de Lope de Vega hasta que, hace un año, este investigador del grupo Prolope de la Universitat Autònoma de Barcelona y actualmente profesor de la Universidad de Syracuse (EE.UU.), localizó el manuscrito de la copia mientras realizaba un estudio sobre las representaciones de teatro de los siglos XVI y XVII.

LopeDeVega_726358972 Lope-de-Vega Lope_de_Vega_firma Pau-Casals_54392380244_51351706917_600_226

Un documento legal del siglo XVII informaba de que la compañía del autor de comedias -cuyo equivalente actual sería un director de compañía- Pedro de Valdés había representado la obra “Mujeres y criados”, obra escrita 20 años antes por Lope de Vega, ha señalado el autor del descubrimiento.

Un título que era el de un manuscrito de una obra que en el catálogo de la BNE aparecía como anónima y cuya letra coincidía con la del director de la compañía teatral “que sabíamos que poseía la comedia”, ha indicado.

images (7) images (6) images (5) images (4)

Además, según ha explicado Ramón Valdés, codirector del grupo de investigación Prolope, se tenía conocimiento de esta obra porque Lope de Vega, “peleado” con los impresores de la época porque unas veces publicaban sus obras sin permiso y otras le atribuían obras falsas con su nombre para “sacar provecho” económico, publicó un catálogo completo de sus comedias “auténticas”.

Como conocedor de la letra de diferentes copistas de la época, García Reidy siguió la pista de Pedro de Valdés y, tras analizar los versos, los temas, los personajes y el estilo, corroboró que se trataba de la copia de esta comedia de uno de los dramaturgos más importantes del Siglo de Oro.

“Fue una grata sorpresa ver cómo todas las piezas encajaban”, ha indicado García Reidy desde Estados Unidos, y ha señalado que un descubrimiento así “no es algo que vaya a suceder muchas veces”.

images (3) images (2) Imagen_lope_de_vega-1

Un descubrimiento que el investigador achaca a una confluencia “entre el azar y el trabajo” y del que no tiene dudas, ya que la obra se atribuye a Lope de Vega de una forma segura pues dice, todo conduce a su autoría, a pesar de que no exista “la prueba irrefutable” del manuscrito del propio dramaturgo.

Otro aspecto interesante de este hallazgo es que, al tratarse de una copia realizada del original por el director de la compañía teatral es que, 20 años después de su estreno, “Mujeres y criados” seguía representándose en los teatros de la época, lo que demuestra su valor.

Como señala el título de la obra, Lope de Vega narra la historia de dos hermanas, enamoradas de dos criados de un conde madrileño, y a las que, a su vez, pretenden un conde y otro noble rico que las pretenden desposar.

Los “ingenios y astucias” que despliegan las dos hermanas para poder quedarse con los hombres que aman es el tema central de esta comedia llena de “frescura, comicidad y desenfado”, ha señalado el investigador.

012214-lope 370047 12724221 escena-obra-de-lope-de-vega-598x360

Unas características que han hecho que la Fundación Siglo de Oro haya decidido representar la obra el próximo otoño, cuatro siglos después de su estreno.

Aunque el descubrimiento se hizo hace un año, la información se ha dado a conocer cuando está a punto de publicarse el artículo “Mujeres y criados, una comedia recuperada de Lope de Vega” en la Revista de Literatura del CSIC, en la que el investigador demuestra “con todo lujo de detalles” y argumentos la autoría de Lope de Vega, ha indicado el codirector de Prolope.

Además, la próxima primavera se publicará una edición comentada de la obra por parte del investigador con la Editorial Gredos, en la que se publican todas las ediciones críticas de Prolope, aunque el texto también se podrá leer en la web del grupo:http://www.prolope.es.

No hay una fecha exacta fijada todavía para la presentación en la Biblioteca Nacional de este manuscrito que, han señalado ambos expertos, demuestran la importancia del trabajo de los investigadores.

cuarto-de-huespedes BHM_L-30_0009 casa-lope-de-vega fc5525_LopedeVega

Alejandro García Reidy es un joven filólogo formado en la Universitat de Valencia que obtuvo, entre otros galardones, el Premio TC/12 a la mejor tesis doctoral sobre teatro áureo del periodo 2009-2010 por su estudio “Lope de Vega frente a su escritura: el nacimiento de una conciencia profesional”.

Ha sido investigador posdoctoral en la Universidad de Duke (EE.UU.) y en la Universitat Autònoma de Barcelona y, desde mediados de 2012, es profesor en la Universidad estadounidense de Syracuse.

FUENTE QUE UTILIZO:

http://es.noticias.yahoo.com

EL ACERTIJO NUMÉRICO DE GIAN GALEAZZO SANVITALE

‘Retrato de Gian Galeazzo Sanvitale’ (1524), por Parmigianino | Crédito: Wikipedia.

Por Javier García Blanco/Arte secreto

Cuando los historiadores catalogaron la pintura por primera vez, hacía tiempo que el paso de los años y las vicisitudes históricas habían “desdibujado” tanto la identidad del protagonista del lienzo como la del artista que le había retratado.

[Relacionado: La locura alquímica de Parmigianino]

the-vision-of-st-jerome-by-Parmigianino-012 self-portrait-in-a-convex-mirror-by-Parmigianino-007

Durante décadas se creyó que el joven barbudo y de ricos ropajes que mira desafiante al espectador desde la pintura no era otro que Cristóbal Colon –una identificación extraña, pues ninguno de los objetos que le acompañan alude a la navegación ni a la exploración marítima–, y se atribuía la obra aalgún miembro secundario de la escuela de Rafael.

No fue hasta el año 1857 cuando un tal Luigi Sanvitale creyó reconocer en el lienzo a uno de sus ilustres antepasados, Gian Galeazzo Sanvitale, conde de Fontanellato, una población cerca de Parma. Aquella suposición se demostró correcta gracias a los datos conservados en varios documentos históricos, pero la identidad del artista siguió siendo un enigma durante varias décadas.

A punto de cambiar de siglo, en el año 1894, los investigadores identificaron al fin al pintor de aquella obra, que no era otro que Girolamo Francesco Maria Mazzola, más conocido comoParmigianino.

Identificados el protagonista del lienzo y su autor, y conocida la fecha de su realización –una inscripción en el reverso señala al año 1524–, la pintura –hoy expuesta en el Museo de Capodimonte, en Nápoles– parecía haber desvelado ya todos sus secretos. Sin embargo, los enigmas de este brillante y en apariencia convencional retrato renacentista están todavía lejos de haber sido resueltos por completo.

Gian Galeazzo Sanvitale fue un destacado condottiero de la primera mitad del siglo XVI que destacó especialmente por su apoyo militar a los franceses durante las llamadas Guerras Italianas, lo que le enfrentó a menudo con el Papa y los Estados Pontificios.

Casado con Paola Gonzaga –hija del marqués de Sabbioneta–, Sanvitale heredó los señoríos de su padre en 1511 –tras la muerte de éste–, y además de sus dotes para la guerra –dedicación reflejada en el lienzo a través de su armadura y su espada–, mostró también un notable interés por el arte y la cultura de su tiempo.

portrait-of-a-youth-s-by-Parmigianino-004 (1)portrait-of-a-young-woman-known-as-anthea-002portrait-of-a-man-by-Parmigianino-003

Bocetos de Parmigianino para el retrato de Sanvitale, hoy en el ‘Cabinet des dessins’ del Louvre.

Estas inquietudes intelectuales, que compartía con su esposa y con su hermano, le llevaron a reunir en su corte –ubicada en la Rocca de Fontanellato–, a un buen número de poetas,literatos y artistas. Precisamente uno de ellos era, en la segunda década de siglo, el pintor Parmigianino, quien realizó para él el retrato que nos ocupa y los frescos que decoran la estancia de su esposa Paola.

El retrato de Gian Galeazzo nos ofrece varias pistas sobre el conde y su vida. Además del yelmo y el resto de la armadura –que nos hablan de su dedicación militar–, su rica vestimenta –una chaqueta negra con magnas rojas y camisa blanca–, a la moda francesa, alude a su apoyo y alianza con el rey francés, de cuyo ejército fue coronel en las citadas guerras.

Queda, sin embargo, un “pequeño” detalle por aclarar. En la mano derecha, el joven conde –en aquel entonces tenía 28 años– sostiene lo que parece una medalla de bronce con dos símbolos,cuyo significado sigue siendo a día de hoy todo un misterio.

Algunos autores sugirieron en su día que los símbolos no son otra cosa que las letras “C” y “F”, y por tanto serían las iniciales de las palabras Comes Fontanellati, es decir, “conde de Fontanelatto”. Esa interpretación, sin embargo, ha sido desechada en los últimos años, y sustituida en la actualidad por la idea de que se trata de los números “7” y “2”, o “72”, en función de si los leemos juntos o por separado.

Más allá de esta identificación “numérica”, poco más se sabe sobre su posible significado. Llevados por el hecho de que Parmigianino fue un artista obsesionado por la alquimia, algunos autores han sugerido que las cifras podrían ser alusiones relacionadas con esta disciplina hermética, tan de moda en aquellos tiempos.

Según esta interpretación, el número “7” sería una alusión a Júpiter, mientras que el “2” simbolizaría la Luna –en función de la posición que ambos cuerpos celestes ocupaban en elsistema ptolemaico–, y al mismo tiempo al estaño y la plata, metales representados por dichos astros en el proceso alquímico.

Parmigianino-Madonna-of-the-RoseParmigianino-Madonna-and-Child-2-parmigianino-1503-1540-portrait-of-a-young-man-1338731804_b

Detalle de la medalla, con el número ’72′ grabado en ella | Crédito: Wikipedia.

Esta hipótesis, sin embargo, parece tener poco sustento, pues ningún documento conocido hace referencia a que el conde Sanvitale tuviese un interés por la alquimia, y resulta difícil imaginar que el artista hubiese aprovechado el retrato para hacer alusión a sus propios intereses.

Sin abandonar las posibilidades esotéricas, otros investigadores han apuntado una interpretación no menos sugerente: el número 72 sería en realidad una cifra en clave cabalística, directamente vinculada con la divinidad.

En efecto, el número 72 es de una importancia capital para la cábala, pues el Shem HaMephorash o “nombre de Dios”, era a menudo representado por los antiguos cabalistas mediante una palabra de 72 letras.

En las fechas en las que Parmigianino realizó el retrato de Gian Galeazzo Sanvitale estaban en pleno auge las ideas sobre la cábala cristiana difundidas por eruditos como Pico della Mirandola, por lo que no sería extraño que el conde contara, entre el círculo de artistas, poetas y sabios de su corte, con algún partidario de dichas ideas.

[Relacionado: Gematría, la cábala en piedra]

pallas-athene-by-Parmigianino-001

Por desgracia, y aunque no hay duda de que el número 72 debió tener una gran importancia para Galeazzo Sanvitale, por el momento la “hipótesis cabalística” sigue sin evidencias documentales que la respalden, por lo que la medalla del lienzo y la misteriosa cifra representada en ella siguen siendo un acertijo que espera a ser resuelto.

FUENTE QUE UTILIZO:

http://es.noticias.yahoo.com

LA CASA DEL DOCTOR ZHIVAGO

3a28af982281eb247bd771c38b11204d

LA CASA DEL DOCTOR ZHIVAGO

ed2fb6eafdea28225b0158f329681aa3 b62487730ab2b431b1a57dafa375467c

BORIS PASTERNAK

227bffc5fe0e4ff2088abb82cb3dd547

En uno de los callejones más recónditos de la aldea de escritores Peredélkino, al oeste de Moscú, se esconde una modesta dacha de madera, típica casa de verano rusa, por cuyo aspecto vetusto nunca se adivinaría que fue la cuna de la novela del Premio Nobel de Literatura Borís Pasternak, “Doctor Zhivago”, que le dio fama mundial, pero también le condenó hasta el fin de sus días a sufrir la persecución de las autoridades soviéticas.

Sólo un letrero colgado en la cerca de la casa y la presencia de algún turista delata que se trata de un lugar especial para los admiradores del genio de la literatura rusa.

El museo fue inaugurado en 1990 con motivo del centenario del nacimiento del poeta y novelista ruso, tras una ardua lucha entre los familiares de Pasternak y el Fondo de Literatura de la URSS (Litfond), que alegó que el Estado soviético le había dado la dacha al escritor solo por un tiempo y que quería destinar el inmueble a otros fines.

d2850eaedeb6ab3480c08fb2c0e1d75c d232c3b732a4b796f304df765d9f3b8d

Una vez los miembros de la familia Pasternak perdieron el litigio ante el Litfond en 1984 y la casa pasó a ser propiedad del Estado, todas las pertenencias del premio Nobel fueron virtualmente tiradas a la calle y tuvieron que ser rescatadas por los familiares del literato.

Gracias a sus esfuerzos se consiguió revivir el ambiente de la vivienda que, finalmente, durante la Perestroika de Mijaíl Gorbachov, se convirtió en museo.

Dos años antes, en 1988, se publicó la primera edición del “Doctor Zhivago” en la patria de su autor, más de treinta años después de que Pasternak terminara la novela.

Al año siguiente, en 1989, el hijo mayor de Borís Pasternak, Yevgueni, recibió en Estocolmo la medalla del Premio Nobel de su padre, ya fallecido. La distinción se le había concedido en 1958, pero Pastenak tuvo que renunciar a ella presionado por las autoridades soviéticas y en medio de un incesante acoso psicológico que, según sus biógrafos, aceleró su muerte.

4e179caa7417f0e27d27fcfe41e51163

LA PAZ ALDEANA.

La historia de la dacha empezó a mediados de los años treinta cuando la literatura soviética, entonces ya una herramienta ideológica, fue alabada por las autoridades por su papel en la forja del modo de pensar soviético.

A petición de Maxim Gorki, el máximo exponente de la literatura soviética de la época, fue construido un pueblecito para los escritores donde éstos pudiesen vivir y trabajar en un ambiente tranquilo para alabar la gestión del Partido Comunista y, en particular, a su líder, Iósif Stalin.

Prácticamente, todos los grandes de la literatura soviética de aquella época están relacionados con Peredélkino, pero sólo uno trascendió ampliamente las fronteras de Unión Soviética y es, sin lugar a duda, el poeta, escritor y traductor Borís Pasternak, que fue uno de los primeros en recibir su dacha por ser considerado el gran poeta de su tiempo.

La casita de las ventanas con ornamentos de madera tallada, propias para la arquitectura rústica de aquellos años, atrae hoy a numerosos turistas que vienen de otras regiones para empaparse del espíritu de la paz aldeana en la que el Premio Nobel de literatura leería borradores de sus versos a famosos del Siglo de Plata de la literatura rusa, como Anna Ajmátova, Marina Tsvetáyeva y Ósip Mandelstam.

“La atmósfera de la dacha fue restaurada de tal modo que uno puede llegar a tener la sensación de que el propio Pasternak en cualquier momento aparecerá en las puertas de esta casa. Si conseguimos crear esa sensación, podemos estar muy satisfechos”, afirma Svetlana Kuzminá, una de las empleadas del museo quien, además de la dacha mantiene viva la famosa huerta de Pasternak, en la que el escritor cultivaba patatas, pepinos, col y rábanos.

La terraza donde el escritor recibía a sus amigos para tomar té y leer versos acoge anualmente eventos de conmemoración para los admiradores de Pasternak los días 10 de febrero y 30 de mayo, fechas de nacimiento y muerte del escritor.

En estos días visitan la famosa casa de campo para homenajear al poeta con una taza de té en la terraza; a diferencia de la mayoría de museos rusos esta vivienda no provoca la sensación de un «espacio muerto», donde nada puede ser tocado por los visitantes: “Tal comunicación aviva el ambiente”, afirma Kuzminá.

d1b142cc2efc4f52dbd9177e88bcd782 d2eea6cd4eedc45029f8f494013bbd76 7029a26f59276d6083e0e6544c46e7dd

UN POETA “ANTIPOPULAR”.

En las paredes de otra habitación que lleva a la terraza se ven distintas fotografías familiares que Pasternak colocó nada más mudarse a Peredélkino. Un periodo complicado en la vida del poeta, quien entonces padecía una «crisis de inspiración» y que fue agravado en 1936 por un brusco cambio de actitud de las autoridades hacia el poeta, acusado de ser “antipopular”.

Entonces corría el riesgo, al igual que otros famosos de la época, de caer en desgracia en cualquier momento bajo cualquier pretexto. “Pasternak vive un dramático entreacto que se ha prolongado ya por varios años. Una asfixia que ocurre ante mis propios ojos”, escribía entonces su amiga Ajmátova.

“Por lo visto, mi actividad personal se ha acabado”, lamentó a finales de 1936 Pasternak, cansado tanto de su propio miedo ante la persecución, como de la paranoia que reinaba en general en la sociedad soviética en vísperas del año más sangriento de las represalias estalinistas. Una época paradójica, mezcla de una ciega admiración por Stalin, el ideólogo del terror, y el incesante miedo de convertirse en “enemigo del pueblo”.

Las delaciones entre famosos escritores en un clima de sospechas recíprocas alimentadas por el régimen bolchevique, numerosos juicios contra intelectuales de aquella época, todo eso no contribuía a la inspiración del poeta que vivía permanentemente bajo la espada de Damocles.

Sin embargo, Pasternak consiguió superar su abatimiento y hallar la inspiración en un nuevo modo de vivir: en la huerta que adoraba, trabajando al aire libre, todo para sorprender al lector ruso con sus traducciones al ruso de obras de Shakespeare, del “Fausto” de Goethe, y de “María Estuardo” de Friedrich Schiller y otras más que le permitieron sobrevivir económicamente en los años cuarenta.

En 1945 empezó la novela “Doctor Zhivago”, la apoteosis del Pasternak como prosista, un trabajo profundamente filosófico y espiritual, al que dedicó diez años de su vida. Se cree que muchos detalles de su vida cotidiana en Peredélkino sirvieron de prototipo para describir distintos paisajes y escenas en la novela.

Muchos investigadores de las obras de Pasternak adivinan en el personaje del doctor Zhivago al propio novelista. “Sus mejores versos los regala al protagonista. En muchas ocasiones la novela es autobiográfica, responde a sus pensamientos, a su percepción del mundo”, dice Kuzminá.

En una de las fotos que abundan en la dacha de Pasternak al poeta se le ve de pie pronunciando un brindis durante una cena familiar el 24 de octubre de 1958, un día después de que el Comité del Nobel le otorgase el premio de Literatura.

Durante muchos años en la URSS se propagó el mito de que el Nobel le había sido concedido a Pasternak solo por “Doctor Zhivago”, cuando la resolución del Comité decía: “por su inmensa aportación en la poesía lírica mundial y por el desarrollo de las respetables tradiciones de la prosa rusa”.

4166919d97c60361d6308d02f8f27883 a0d56efa1798b943c2032a19118429e85756d9bc5a38222334f6b8d4b73def3b

Sin embargo, la alegría de Pasternak por la noticia duró apenas un día… Ya el 25 de octubre el destacado periódico soviético “Literatúrnaya Gazeta” escribió: “Pasternak se ganó sus treinta monedas de plata (…) Fue distinguido (con el Nobel) por estar de acuerdo en servir de cebo en un herrumbroso anzuelo de la propaganda antisoviética”.

Fue el principio del fin para Pasternak: el obligado rechazo al premio coincidió con el cáncer de pulmón que entonces le detectaron los doctores y que se agravó por la persecución en los medios soviéticos.

Pasternak falleció el 30 de mayo de 1960 en su dacha, testigo de los sinsabores y alegrías de su dueño, que nunca pudo disfrutar con plenitud del mayor galardón de la literatura mundial.

Vladímir Mkrtchan.

EFE REPORTAJES.

FUENTE QUE UTILIZO:

http://es.noticias.yahoo.com